En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


martes, 25 de diciembre de 2012

Con la solidaridad por bandera en Terror Street

CON LA SOLIDARIDAD POR BANDERA

Puestos a regalar, regala esta navidad el poemario solidario de Pablo Hasel y mío. Todos los beneficios de los libros que distribuya Terror Street irán destinados al colectivo de presos políticos comunistas.

Enlace a la página de Terror Street:

http://www.terror-street.com/shop/article_101/Con-la-solidaridad-por-bandera---Pablo-Has%C3%A9l-y-Aitor-Cuervo.html?sessid=NAoyGjDwvWZSvAQxH3y9xvs1N3DRcnSicRLSP0Vlee55sp3zqueV4OHeAJoGQEmk&shop_param=cid%3D2%26aid%3D101%26


miércoles, 19 de diciembre de 2012

No puedo prometer





No puedo prometer amor eterno,
porque quizá mañana no te quiera,
no puedo avalar que tras el invierno
veamos llegar juntos la primavera.


No puedo prometer estabilidad,
quizá no tenga ni pa´ las facturas,
muchas veces prefiero la soledad
antes que verme con ataduras.


No puedo prometer que seas feliz,
ni la calma después del temporal,
no puedo asegurar que no habrá desliz

en el terreno de lo interpersonal.
Cuando la pasión se asienta y echa raíz
se auto condena a su trágico final.


Aitor Cuervo

domingo, 16 de diciembre de 2012

Día Sexto - Tiempos de cambio III (El fin de su mundo)



El último tema no, temazo de Día Sexto, con una pequeña colaboración mía. Dedicado especialmente al joven compañero Alfon, secuestrado por el estado desde la última huelga y encerrado en régimen de FIES, y a su familia.







jueves, 13 de diciembre de 2012

Sigo anclado







Aún sigo anclado al sur de tu ombligo 
allá donde encontré la libertad, 
la guerrilla donde enrolarme contigo
en noches de guerra y días de paz.


Sigo anclado a tus labios insurgentes
que no dan tregua, pero si redención,
atrincherado clandestinamente
al dulce exilio de tu habitación.


Nos unen las ideas, la rebeldía,
el seguir soñando con la utopía,
las justificadas ganas de matar.

Nos une una atracción inevitable,
porque los dos somos tan culpables
de no habernos dejado domesticar. 


Aitor Cuervo

lunes, 10 de diciembre de 2012

Que el miedo cambie de bando


Que el miedo cambie de bando





Desde que se perdió la guerra civil
el fascismo a sus anchas campa,
sólo se le vencerá mediante el fusil
el circo electoral es caer en su trampa.

Hace falta que resurja algún comando
que a hogares de ricos lleve el terror,
hace falta que el miedo cambie de bando
y los poderosos se acostumbren al dolor.

Más que nunca se extrañan guerrilleros,
más necesaria que nunca la Resistencia
que arrodille a explotadores de obreros
hasta que supliquen y pidan clemencia.

Pero de clemencia no verán ni una gota,
porque el pueblo ni perdona ni olvida
y cuando la burguesía conozca la derrota
a polvo y ceniza se verá reducida.


Aitor Cuervo Taboada

lunes, 12 de noviembre de 2012

Tu caos en mi pecho


                                           


A tu lado fui creciendo en el amor,
contigo me convertí en mejor persona,
junto a ti aprendí que no hay peor traidor
que quien a su propio corazón traiciona.

En ti encontré la única vacuna
que sanaba mis ganas de matar,
cuarto de siglo y mi mayor fortuna
fue compartir contigo el verbo amar.


Me enseñaste que aparte del infierno
en el mundo también cabe el paraíso,
despertaste en mí el lado más tierno
queriéndome como nadie me quiso.


Te debo el ansia por vivir, la alegría,
la paz con mi mismo ,el sentirme humano,
el comprender que luchando la utopía
siempre está al alcance de la mano.


Ahora que aunque estás, estás lejos,
y yo hacia atrás como los cangrejos
en otros ojos y labios me engaño.

Hay amores eternos, es un hecho,
para los restos tu caos en mi pecho,
en tantas noches, como esta, te extraño.


Aitor Cuervo

domingo, 4 de noviembre de 2012

Desolado paisaje




Desolado paisaje, prisas, rutinas, 
sueños rotos, vidas prefabricadas,
cóctel de vodka con anfetaminas
para hacer soportables las jornadas.

Desequilibrio, enagenación colectiva,
tragos de dolor y de amargura,
las calles son barcos a la deriva, 
a los cuerdos les acusan de locura.

Hacinamiento y contaminación, 
ya no precariedad, sino miseria, 
obligado se ve este corazón
a olvidar el latir de periferia.

Los habitantes de aquella ciudad
desconocen la palabra alegría,
hay tanta gente como soledad,
condenados a existencias vacías.

Lugar donde respirar se convierte
en constante apología a la tristeza
lugar donde la vida es la muerte
camuflada entre tintes de belleza.


Aitor Cuero

sábado, 20 de octubre de 2012

Jamás podrán cortarles las alas.

Jamás podrán cortarles las alas.


Franco murió, pero no la dictadura,
no se puede alzar la voz ni hacer ruido,
al fascismo no le interesa la cultura
y cada poco un poeta es detenido.


Sí que hay libertad de expresión, 
pero la tiene la derecha en exclusiva,
para la izquierda la Santa Inquisición 
reprime a quien ataca a los de arriba.


Quieren controlar hasta lo emocional,
poseernos hasta cotas inabarcables,
hasta te llevan a la Audiencia Nacional
si te alegras por la muerte de culpables.


Y estos es España, donde los artistas,
los poetas y músicos revolucionarios 
son tratados como si fueran terroristas
por el simple hecho de ser solidarios.


Pero lejos de callarlos les dan voz
y estos usan las palabras como balas 
que impactan contra este sistema atroz
que jamás podrá cortarles las alas.


Aitor Cuervo


A los poetas represariados, a mis hermanos.

jueves, 18 de octubre de 2012

NO SON SUCIDIOS, SON ASESINATOS.





NO SON SUCIDIOS, SON ASESINATOS.

Nueve personas se suicidan al día en el Estado Español, siendo ya el suicido la mayor causa entre las muertes no naturales.

La gran mayoría de los suicidios se produce por motivos económicos, problemas económicos que traen consigo implícitamente los problemas familiares y los de exclusión social. Hay personas que al perder todo o casi todo, ven en el suicidio 
la única forma digna de salida, no pueden aguantar más la presión y deciden poner punto y final a su existencia.

Pero ahora bien, me niego a llamar suicidios a estas muertes, ya que los considero asesinatos, vamos a ver, bien es cierto que el individuo es quién elige morir, pero como digo, la mayoría de estas muertes vienen incentivadas por motivos económicos, y entonces, aunque sea el indiviudo quien decide quitarse la vida, tenemos que ver detrás, y detrás está el estado, el estado es directamente responsable , ha empujado a la muerte a estas personas.

El estado es el homicida cuando no ha podido garantizar unos mínimos para que las personas puedan llevar una vida con dignidad, esos mínimos son, casa, trabajo, alimentación… y está claro que el estado no nos asegura unos mínimos para vivir dignamente. Por eso, hay personas que desposéidas de todo ven en la muerte la única salida digna, y aunque ellos sean quienes así lo decidan, el estado y el sistema son los que están detrás empujando, son los inductores.

Este tema nos da para un análisis mucho más amplio, pero creo que ha quedado claro lo expuesto.

Adjunto una acertada frase del camarada Nikone:

-El suicidio es una "ejecución" extrajudicial aceptada socialmente en el sistema capitalista.-


Aitor Cuervo

martes, 16 de octubre de 2012

Las diez y veinte.



Jamás vi nada más emotivo 
que la minería tomando Madrid,
y en ese ambiente fiero y combativo
gritaba alzando el puño junto a ti.

De la mano para no perdernos
entre la enaltecida multitud,
así nos fuimos haciendo eternos
en una oscuridad repleta de luz.

Se nos fue ablandando el corazón
ante Madrid tomado por las masas,
era tarde, y tras el recimiento en Sol
fijamos el rumbo hacia tu casa.

Dormíamos en cuartos distintos
y yo soñaba contigo despierto, 
intentar sobornar a los instintos
es como buscar agua en el desierto.

Todó empezó cuando despertamos, 
cuando las calles empezaban a arder,
tumbados en tu sofá, nos abrazamos
y nos fuimos entregando al placer.

Aunque fuera las calles ya ardían,
a las diez y veinte paramos el reloj,
éramos como dos niños que no querían
que les separara el despertador.

Pasó sin darnos cuenta, nos perdimos
tras la frontera al Este del Edén, 
te desgastaba la espalda a mimos
y sonó Sabina, entonces te besé.

Aunque el mundo estaba detenido
los minutos corrían muy aprisa,
poco quedaba de andar entretenido
explorando detrás de tu camisa.


La verdad es que me quedé con ganas
de hacerte salvajemente el amor, 
durante días, horas o semanas
o durante un infinito mejor.

Penando ante la inevitable despedida, 
el no saber cuándo volver a vernos, 
el haber abandonado la partida
justo cuando andábamos más tiernos.

Llegó la hora de la maldita estación,
de separarnos por culpa de los trenes,
de besos y de más besos, de pasión, 
museos del amor fueron los andenes. 

Vi como te perdías entre la gente
y resignado me subí al vagón, 
pues nos quedó algo pendiente 
al Este del Edén, en tu colchón. 

Y aunque Madrid entera ardía 
yo en absoluto me arrepiento
de la tregua, de haber hecho poesía 
apurándonos hasta último momento.

Aitor Cuervo

jueves, 11 de octubre de 2012

12 de Octubre en Donosti

Mañana Pablo y yo estaremos en Donosti presentando nuestro nuevo trabajo solidario.

Marc estará más presente que nunca, aunque el estado lo tenga secuestrado.


Con la bandera de la solidaridad

A Marc, a mi hermano.



Somos hijos de la rabia y el trueno,
del viento que agita la cebada,
somos guardianes entre el centeno,
la poesía convertida en lucha armada.

Somos poetas y somos soldados,
somos el rebaño huyendo del redil,
somos peligrosos, vamos armados
con una pluma que ejerce de fusil.

Somos románticos y soñadores,
somos el mar bravo y el volcán,
somos guerrilleros y trovadores,
la revancha de los que ansían pan.

Somos obreros antes que artistas,
de la poesía y el verso jornaleros,
pues al fin y al cabo somos socialistas
con los bolsillos llenos de agujeros.

Somos el eco para el oprimido,
versificadores por la libertad
y cantamos en contra del olvido
con la bandera de la solidaridad.



Aitor Cuervo Taboada
 

No estás solo, hermano.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Prólogo de Olarieta

Prólogo de Juan Manuel Olarieta para "Con la solidaridad por bandera", el poemario que presentaremos Pablo Hasel y yo el sábado que viene en Madrid, y donde también estará Olarieta-.
Prólogo:

Mas soy pobre y, ¡mal pecado!
mi tierra mía no es,
que hasta le dan prestado
la vera por que camina
al que nació desdichado

(Rosalía de Castro, Cantares gallegos)

La poesía, como la lucha de clases, siempre habla de lo mismo, de la misma forma: a gritos. Y siempre gritan los mismos en contra de los mismos, por lo mismo de siempre. Por eso vuelve a ocurrir lo mismo. En os algodonales los negreros gritaban a los negros, látigo en mano, mientras estos cantaban con la espalda doblada y la frente rozando el suelo. Así nació el blues, que remonta el Misissipi haciendo escala en los tugurios de San Luis, Chicago y el Bronx para poner los primeros acordes de la música contemporánea, el soul, el jazz, el ritmo y la rima que surgen de un quejido, o lo que es lo mismo, la mezcla de la queja y el grito.

Esa energía para trabajar y cantar a la vez responde a las leyes de la física: ni se crea ni se destruye, sólo se transforma permaneciendo fiel a sí misma, a sus raíces. Es igual en los surcos de una plantación que en las alcantarillas del barrio, donde llana en mano los albañiles silban mientras rasean la fachada subidos al andamio y lanzan piropos a las que pasan por debajo. Poesía en estado puro.

Los versos tienen el mismo venero que el potaje de garbanzos. Si la olla los tiene en abundancia, hay una estrofa; y si no los tiene, hay otra estrofa. Ya lo dijo Antonio Machado, que era un sabio: en poesía, lo que no es de origen popular, es plagio. El trabajo inspira rimas consonantes y la fiesta asonantes. Cautivo, el poeta canta en la cárcel, perseguido canta mientras se esconde. Canta porque su amada le ama y vuelve a cantar cuando deja de amarle. Tiene un verso para los que quiere y otro para los que le quieren.

Antes de los tiempos del euro, en la antigua Grecia, para su formación los niños estudiaban la Iliada y la Odisea. La historia, la filosofía y la geografía estaban en aquellos versos de Homero que, como el propio autor de los mismos, son verdad y fantasía al mismo tiempo, es decir, una reflexión: la mirada del pueblo sobre sí mismo, lo que es y lo que nos gustaría que fuese, lo que fue y lo que nos gustaría que hubiera sido, las mujeres convertidas en diosas y los hombres convertidos en héroes, la convicción profunda, íntima y milenaria, de que eso es posible, es decir, de que las mujeres y los hombres pueden conseguir todo aquello que anhelan, que no existe nada imposible, que todo eso que parece lejano, los sueños, están al alcance de la mano.

Los opresores nos han convencido de todo lo contrario: que somos seres anodinos, mezquinos y mediocres. Nos quieren así; quieren castrarnos, reducirnos, limitarnos, pero Homero escribió para decirnos que cada uno de nosotros llevamos un gigante dentro. Los dioses existen pero no están en el Olimpo sino en los tajos, en los astilleros y en el fondo de las minas. Tienen las manos forradas de callos.

Por su propio origen popular, la poesía con-funde la razón con la
emoción. Los opresores nunca han tenido ninguna de las dos cosas: ni azón ni corazón. "La nostalgia es la materia prima con la que se elabora la poesía", decía Rosalía. Es el apego por las cosas cercanas y aquellas otras que nos gustaría que estuvieran junto a nosotros. En el patio de la cárcel de Navalcarnero, el gitano da palmas con la rumba que recuerda a su madre ausente, como Lorca lloró la muerte de Ignacio Sánchez Mejías.

Los poetas son la conciencia viva de una clase, de un país, de un
momento. Cantan lo que ven y viven. Iparraguirre estuvo en las guerras carlistas y luego en las barricadas de París durante la revolución de 1848. Le detuvo la Guardia Civil y fue recluido en la cárcel de Tolosa, donde compuso esa extraordinaria "Nere amak baleki" mientras huía. El tiempo pasa y los paisajes cambian, pero la poesía permanece fiel a si misma siempre, y de Tolosa podemos viajar a El Salvador para recordar al gran poeta Roque Dalton, asesinado con un fusil en la mano y un verso en los labios. O al Mar Blanco, cuyas aguas miraba desde su celda el inolvidable Nazim Hikmet, mientras recitaba versos tan crudos como las cadenas que le ataban.

Lector: este libro que ahora abres entre tus manos está tejido de esa misma fibra que inició Homero hace muchos cientos de años y que Pablo Hasél y Aitor Cuervo continúan. Los juglares del siglo XXI son como os del siglo I; recorren las tabernas y posadas donde nos juntamos lo peor de lo peor, los de mala fama, los que arrastramos una existencia incómoda. Estos juglares contemporáneos son nuestra mala conciencia: nos hablan de lo que no queremos escuchar, nos tiran a la cabeza un poemario lleno de claroscuros, como un relámpago en medio del apagón
nocturno. Habla de lo que hay, de lo que no hay y de lo que debe
haber. De los que mandan y de los que obedecen, de la opresión y de la resistencia.

Lo peor de todo es que, como la Quinta Sinfonía de Beethoven, el
poemario te formula a tí el dilema más importante que te perseguirá el resto de tu vida: ¿te conformas con ser un lector de poesía o quieres convertirte en poeta?, ¿cuál es tu aportación para acabar con la opresión que nos impide respirar?, ¿cuándo te vas a convencer de una vez de que para los explotados no hay nada imposible?

Juan Manuel Olarieta

jueves, 27 de septiembre de 2012

Reivindico










Reivindico a Fidel Castro y al Ché
o para todos o para nadie el café,
reinvidico la contundencia Bolchevique 
a los comandos de Baader y Ulrike, 
reinvindico el muro antifascista de Berlín,
reivindico al vietcong, reivindico a Ho Chi Min,
reivindico a Stalin, reivindico a Beria,
reivindico a los burgueses en Siberia,
reinvindico a las milicias de partisanos
reivindico a los combatientes republicanos.
reivindico Sierra maestra, la guerra de guerrilas
a quién murió de pie antes que vivir de rodillas.
Reivindico a los últimos fusilados,
los Octubre Rojos del proletariado.
reivindico la lucha por el pan y por la tierra
pues para que haya paz es necesaria la guerra.

Aitor Cuervo

lunes, 10 de septiembre de 2012

Bolo solidario en Jaén. Viernes 21 de Septiembre.





Con la solidaridad por bandera, porque la solidaridad está por encima de las siglas y es algo esencial en la 
condición de todo revolucionario. El viernes 21 
recital-concierto solidario en Jaén 
junto a la cordobesa Gata Cattana. Los beneficios irán destinados a pagar la 
multa de una compañera represariada.

sábado, 8 de septiembre de 2012

Sobre la enésima hijaputada del gobierno.

Sobre la enésima hijaputada del gobierno. 

Hoy conocíamos la noticia bomba de quien cobre ayuda por desempleo podrá ser llamado para participar en tareas de extinción de incendios y limpieza de montes.

Varias cosas al respecto de esta hija putada, lo primero, recortaron hasta la saciedad en prevención de incendios y en personal cualificado, mientras los montes ardían, y ahora pretenden poner a l
os parados, por 400 euros de mierda, a hacer las funciones que otros (cuando trabajaban) hacían por más del doble de esa cifra. Perversa maniobra de este criminal gobierno que pretende servir, y nunca mejor dicho, de cortafuegos.

Lo segundo, eso de trabajar en la extinción de incendios es algo chungo, y hace falta personal mínimamente cualificado, cuidar el monte también es ardua tarea. El caso es cuando vivía en León allá por 2006, con 19 años, entré a trabajar a la Brigada Forestal del Puerto de Manzanal. La mayor parte del tiempo desbrozábamos y saneábamos pinos (el puto pino americano del cual anda la península llena por su rápido crecimiento y su productividad), pocas veces guardábamos retén y cuando había un aviso de fuego debíamos ir escapados. Eran cosas menores generalmente y sencillas de sofocar. Pero llegaron los provocados incendios de Galiza, y por cercanía, mi Brigada hubo de acudir. He de decir, que los días que mi brigada fue a Galiza yo andaba en mis dos días semanales de descanso, por tanto no llegué a ver el Infierno, mis compañeros sí. A la vuelta me contaron el horror de aquello, recuerdo que hubo varios muertos de otras brigadas en labores de extinción, peña que se dejó la vida por cochinos 900 euros. Los compañeros venían destrozados de ser espectadores de tanta tragedia, un infierno descomunal que se tragó a varios compañeros. Solos ante las llamas con un traje ignífugo de 10 kgs de peso y con un depósito de agua de 25 litros a la espalda, imagínense el percal...

Aquel curro era una mierda, una barbaridad de trabajo físico a diario, un desgaste moral inmenso y la posibilidad de dejarte la vida...

Un par de compañeros y yo ante la perspectiva de tener que volver a los incendios más graves decidimos desertar, considerábamos que nuestras vidas no valían míseros 900 euros mensuales, y no sin antes liarla, nos fuimos, por la puerta grande. Con un cristo de la ostia contra el patrón y el lameculos que tenía de capataz ahí dirigiendo, que no hacían más que echar birras mientras nos deslomábamos. A día de hoy me arrepiento, me arrepiento de no haberles dado un par de bien merecidas ostias.

Y sin irme más por las ramas, creo que cualquier vida vale más de 900 euros, infinitamente. Por tanto también creo que una vida vale más de los 400 euros de mierda de subsidio para SOBREVIVIR que otorga el gobierno, subsidio que por percibirlo te puede costar ir OBILIGATORIAMENTE al monte, a las faenas que anduve comentado, que ya habréis observado como anda la cosa.

Y ya para concluir, decir que estos hijos de la gran puta del gobierno se saldrán con la suya y mandarán a los parados al monte. Pero el pueblo anda ya muy chinado, y que esto estalle ya no es un horizonte lejano... y el día que estalle, nos vamos a cobrar la revancha con infinitas creces cabrones, y os vamos a poner a picar piedra 12 horas al día en el desierto de Almería, en los Monegros y en cualquier lugar donde toda la chusma y moralla que nos rige sufra, pues lo que más temen es eso, tener que trabajar, y les llegará el día, más antes que después.

Aitor Cuervo

jueves, 6 de septiembre de 2012

1º Jornadas por la amnistía de los presos políticos




MADRID, 6 de Octubre.
Primeras jornadas por la amnistía de los presos políticos.
18:00 h apertura.
Habrá charla debate a cargo de Juan Manuel Olarieta y la participación de ex-presos políticos.
Presentación del poemario “Con la solidaridad por bandera”. De Aitor Cuervo y Pablo Hasél.
Concierto con los grupos:
-La Plataforma
-Pablo Hasél
-RPG-7
-Nucleo Terco
ESOA DRAGÓN
Av. Daroca,90
Metro; La Elipa-Ascao
Bus, 15,,28, 106, 210.
Máxima difusión!! Solidaridad desde todo el Estado!!
¡¡LIBERTAD PRESXS POLÍTICXS!!

martes, 4 de septiembre de 2012

España . Colaboración con Los Chikos del Maíz


Mi colaboración con  Los Chikos del Maíz en el digi pack de Pasión de Talibanes que ha salido hoy a la venta y el choriceo.






España

España es una puta desdentada,
una arpía que va de feria en feria,
España es una pésima inocentada,

un ataque colectivo de histeria,
España es cárcel y alambrada,
feudalismo rancio, chusma y miseria.


España es como bailar con la más fea,
es tirar piedras al propio tejado,
España es vomitona post-melopea,

España es tanto sueño hipotecado,
España es una infinita cefalea,
España es un ancla anclada al pasado.


España son a la izquierda muchos ceros,
España es un gobierno de piratas,
España es un nido de viles peperos,

de reptiles disfrazos de sociatas,
lupanar de empresarios y banqueros
tan pocos flautistas y tantas ratas...


España es el país de las pesadillas,
España son sarna, viruela y piojos,
España reino de caspa y ladillas,

España es la bilis y los despojos.
Y mienten, prefieren vivir de rodillas
muchos que van por la vida de rojos.

Aitor Cuervo Taboada

domingo, 2 de septiembre de 2012

En tus ojos...




En tus ojos veo un tren al que subir,
pitos a pachas de esos a compartir,
noches de bohemia y de arrabal

y, días de resacas  y  de besos
y, caladas de risas y excesos,
juntos, en un mundo descomunal.


En tus ojos me veo y te veo a ti
paseando por las calles de Madrid,
naufragando en Malasaña o Lavapiés.

En tus ojos nos veo en la Gran Vía
cambiando cigarrillos por poesía
cuando no lleguemos a fin de mes.


En tus ojos veo y rozo el cielo   
y nadie puede detener mi vuelo,
porque no pueden cortarme las alas.

En tus ojos veo el agua y el fuego,
la inestabilidad y el sosiego
y una pasión a prueba de balas.


En tus ojos veo sensibilidad ,
tragedia, ansía y sed de libertad,
 veo rebeldía e insumisón.

En tus ojos nos veo en mil batallas
dejándonos hasta las agallas
por hacerle caso al corazón.


En tus ojos veo el   acantilado
de A Coruña donde a  tu lado
no importará el cómo ni el cuándo.

En tus ojos me veo y no me veo atado,
pues antes que  pájaro enjaulado
siempre fue mejor  ciento volando.

Aitor Cuervo Taboada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.