En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


jueves, 11 de octubre de 2012

Con la bandera de la solidaridad

A Marc, a mi hermano.



Somos hijos de la rabia y el trueno,
del viento que agita la cebada,
somos guardianes entre el centeno,
la poesía convertida en lucha armada.

Somos poetas y somos soldados,
somos el rebaño huyendo del redil,
somos peligrosos, vamos armados
con una pluma que ejerce de fusil.

Somos románticos y soñadores,
somos el mar bravo y el volcán,
somos guerrilleros y trovadores,
la revancha de los que ansían pan.

Somos obreros antes que artistas,
de la poesía y el verso jornaleros,
pues al fin y al cabo somos socialistas
con los bolsillos llenos de agujeros.

Somos el eco para el oprimido,
versificadores por la libertad
y cantamos en contra del olvido
con la bandera de la solidaridad.



Aitor Cuervo Taboada
 

No estás solo, hermano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.