En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


sábado, 12 de enero de 2013

SOBRE LA UNIDAD ANTIFASCISTA Y LA SOLIDARIDAD

SOBRE LA UNIDAD ANTIFASCISTA Y LA SOLIDARIDAD

Como bien explica Juan Manuel Olarieta en sus charlas, el triunfo del Frente Popular en el 36 solo fue posible mediante la unidad antifascista, unidad que fue factible gracias a la consigna unitaria de la libertad para los presos políticos y la amnistía, pues recordemos que tras la revolución de Asturies del 34 con el gobierno derechista hubo muchísima represión y casi 30.000 antifascistas fueron encerrados como presos políticos. Por tanto, la unidad giró en torno principalmente de la proclama de amnistía para los presos.

Unidad antifascista como la que ha habido en torno a luchar por la libertad del joven Alfon, creo que ha quedado bien patente que las movilizaciones y acciones a lo largo y ancho del estado han servido como método de presión y la solidaridad activa y unitaria le ha ganado el pulso al Estado, y por tanto podemos decir que nuestra solidaridad unitaria y antifascista ha liberado al compañero.

Pero ahora bien, como bien reconoce en sus palabras el camarada Alfon, él no es ni el primero ni el único preso político, palabras que no querrán llegar a oídos de toda la legión de oportunistas que han pedido su libertad, ya que el resto de presos políticos no salen tan rentables ni son tan mediáticos.

Con esto quiero decir, que si la consigna y la lucha por la libertad para el resto de presos políticos fuera igual de unitaria y amplia que la lucha por la libertad de Alfon las cosas empezarían a cambiar, pues si hubiese una solidaridad activa tan amplia con los presos el estado tendría que ceder y liberarlos como ha pasado con Alfon, y esto es algo indispensable y primordial en la condición de todo antifascista, la lucha por la libertad de los compañeros encerrados por su justa batalla contra este criminal sistema y este criminal estado.

La lucha por la liberación de los presos no ha acabado con Alfon, pues las cárceles siguen repletas de luchadores y creo firmemente que nuestra obligación es luchar por todos ellos con el mismo ahínco que hemos luchado por Alfon, hasta liberarlos a todos, es más que posible si mantenemos la unidad y la solidaridad que hemos tenido con el caso de Alfon.

Recordemos de nuevo que el triunfo del Frente Popular y la unidad sólo fueron posibles gracias a la consigna unitaria de la liberación de todos los presos políticos antifascistas, volvamos a eso en lo que a unidad y solidaridad atañe, y entonces las cosas empezarán a cambiar, entonces el miedo empezará a cambiar de bando.

Aitor Cuervo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.