En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


martes, 8 de enero de 2013

Piénsame, que te estoy pensando.








Piénsame, que te estoy pensando,
olvidemos los malditos por qués,
centrémonos en los cómo, los cuándo
y los dónde nos volvemos a ver.


 Suéñame, que no te dejo de soñar,
dejémonos ya del “qué pasaría”
y premeditemos la hora y el lugar
para reencontrarnos con alevosía.



Todo se desmorona menos mis ganas
de amanecer contigo por la mañanas,
refugiado en tus brazos, mi trinchera.

Y sé que te sucede algo parecido,
el placer es mejor si es compartido
y también el amor, compañera.


Aitor Cuervo Taboada


1 comentario:

  1. Aitor, me ha gustado mucho el poema, pero ese "por qués" tendría que ir junto. Ya sabes: "porqués".

    un abrazo camarada

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.