En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


jueves, 17 de enero de 2013

Luna de miel en Palestina






Y decirte tantas cosas, querida,
pero ante todo que no me asusta
anclar el corazón o dejar la vida
si se trata de una batalla justa.


Ahora que a poco o nada temo
desde que sé que tú me esperas
y sólo acato al tribunal supremo
del templo pagano de tus caderas.


Hasta el último instinto dejé atado
en aquella madrugada bilbaína
y a pesar de las prisas del juzgado

se hizo sumamente dulce mi ruina,
el día en que amanecer a tu lado
fue una luna de miel en Palestina.


Aitor Cuervo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.