En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


lunes, 14 de enero de 2013

Sois viento de libertad, guerrilleras.


Al igual que Gudrun Ensslin, Josefa Jiménez Zamora fue una guerrillera.



Al igual que  Gudrun Ensslin era joven, rebelde, bonita y estaba llena de vida, al igual que Gudrun Ensslin era madre de un pequeño, al igual que a  Gudrun Ensslin le abatían tantas y tantas injusticias en el mundo y las sufría como propias, al igual que  Gudrun Ensslin comprendió que la lucha hasta sus más elevadas consecuencias era el único camino, al igual que  Gudrun Ensslin se pasó a la clandestinidad y a la resistencia, al igual que  Gudrun Ensslin fue asesinada por la máquina represiva del estado siendo tan joven… al igual que  Gudrun Ensslin nunca se arrepintió de su lucha, ni en sus últimas bocanadas, al igual que Gudrun Ensslin, Josefa Jiménez Zamora fue una guerrillera.

Hoy se cumplen 32 años de la muerte de la militante de los GRAPO Josefa Jiménez Zamora, tenía sólo 27 añitos, dos meses antes, el 20 de Noviembre de 1979 había sido herida gravamente en Valencia en un enfrentamiento armado con la policía. Trasladada a un hospital, fue torturada allí mismo, lo que agravó aún más sus heridas. Los médicos no pudieron hacer nada por salvar su vida y el 14 de enero de 1980 murió en el hospital.

Adjunto unos párrafos referidos a Josefa extraídos de presos.org:

“Josefa destacó por su entrega y honestidad, cumpliendo siempre aquello a lo que se comprometía, al tiempo que mostraba una actitud firme en la defensa de los principios comunistas y en la necesidad de la lucha armada. Era un apoyo para los camaradas jóvenes en los momentos más duros. Su actitud comprensiva y firme consiguió en más de una ocasión que el desánimo no influyera decisivamente en algunos combatientes.

Siempre defendió la participación de las mujeres en el más alto grado de resistencia de los pueblos del Estado español porque era, así mismo, una defensora ardiente de los derechos de la mujer; pero lo era aún más de la incorporación activa de la mujer a la más alta expresión de la lucha de la liberación de la mujer: la lucha armada contra el fascismo. En este sentido, continuó la tradición heroica de muchas mujeres madrileñas que, como ella, fueron asesinadas por el fascismo.

Participó en numerosas acciones armadas y durante el periodo en el que combatió en los GRAPO, con su actividad y su entusiasmo, contribuyó notablemente a levantar muy alto la bandera de la lucha armada y a fortalecer la organización guerrillera.

Su muerte supuso una gran pérdida y un duro golpe para el movimiento de resistencia organizado y para la guerrilla popular. Pero el ejemplo de su lucha y entrega revolucionarias, el mismo ejemplo de su muerte, aún estando herida y siendo torturada en el mismo hospital por la policía, sirvió de acicate para muchos revolucionarios y demócratas, para las mujeres conscientes de los pueblos de España.”

Nunca en el olvido.

Sois viento de libertad, guerrilleras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.