En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


jueves, 5 de enero de 2012

Esta boca no se calla.




Esta boca no se calla.


Dos mil doce comienza con recorte
con dosis de miseria en avalanchas,
España de nuevo perdió el norte,
los Nacionales campando a sus anchas…


País imbécil que ni a ostias aprende,
masoquismo extremo tan puro y duro
que por plato de lentejas se vende
cavando en el pasado su futuro.


Como nunca dispuesta a dar batalla,
en dos mil doce esta boca no se calla
y para largo rato tendrá cuerda;

un dos mil doce a ras de soga floja
y más que nunca con la sangre roja
y con el corazón bien a la izquierda.


Aitor Cuervo Taboada, trincheras de Logroñingrado.

1 comentario:

  1. Fantástico poema sin duda alguna, pásate por mi blog de poesía y filosofía, http://www.heliosapentia.org

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.