En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


sábado, 22 de agosto de 2009

Se llamaba Verónica.... versos de desamor

No quiso el Amor


El amor que hacia ti yo profesaba
se hizo jirones en un instante,
algo me querías, yo mucho te amaba
pobre iluso fui, algo arrogante.
 

De la noche a la mañana estaba
tú corazón por otro palpitante,
yo que te convertí en Reina de Saba
en Estrella Polar del navegante.


Compartimos tristezas y temores
mimos, alguna que otra alegría
un lecho con pétalos de flores

y un despecho que nos traicionaría,
no quiso el Amor de los Amores
echar el dique en nuestra bahía.


--

Siempre nos quedará Murillo 

Siempre nos quedará Murillo
un castillo de arena en la playa,
y mi corazón en cabestrillo
que se desangró con tu metralla.

Camarera del Pato Borracho
emborrachaste a mi ego y mi alma
hiciste viejo a este muchacho
que perdió el tiempo y la calma.*

Fue bonito jugar a ser amantes,
hacer mil proyectos “con futuro”,
coger el timón de dos navegantes
que se perdieron en un mar oscuro.

Y noche tras noche trasnocharía
y llegaría a una muerte temprana
y aún así nunca jamás cerraría
la puerta a un posible mañana. 

* y la guita 

Cuando el corazón duele, prefiero dar lo perdido por gozado....

Se llamaba Verónica

Aitor Cuervo Taboada

1 comentario:

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.