En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


jueves, 24 de marzo de 2011

Huid.

Huid.

Huid de ese falso amor cuando tiene
código de barras, de él escapad,
huid de ese falso amor cuando viene
en lata y con fecha de caducidad.

Huid de la prometida promesa
que promete la eterna eternidad,
huid, siempre hay un tren que regresa
y que rescata de la oscuridad.

Huid, quitaos la venda insensatos,
huid de torrenciales arrebatos
de una historia que nunca fue verdad.

Huid antes que envejezcan los zapatos
y se tiñan de odio hasta los retratos
de vuestra compartida soledad.

Aitor Cuervo Taboada.

6 comentarios:

  1. Hacía mucho que alguien no me inspiraba tanto. Este poema me acaba de hacer sentir tanto.

    ResponderEliminar
  2. Me alegra que así hay sido, y espero también, que si algún día toca, no huya de mí.

    ResponderEliminar
  3. sublime, como siempre.

    creía que ya le seguía por el blog, parece que no... nunca estarde si la dicha es buena.

    salú ya dixebra!!

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo geni y bienvenido.

    Salú compañero!

    ResponderEliminar
  5. Creo que ya supe de ti en tuenti una vez, y mira por donde te vuelvo a encontrar Ö
    He estado leyendo lo que escribes, pero aquí ha sido cuando he tenido que darle al botón de comentar - pasando por todo el proceso maldito! - me ha gustado mucho, digamos que es lo que hoy me hacía falta :)

    ResponderEliminar
  6. Pues me alegro mucho de que me hayas vuelto a encontrar :)

    Y me alegro mucho también al saber que mis humildes versos te han venido bien.

    Un besín Cynthia y bienvenida :)

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.