En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


martes, 15 de marzo de 2011

Cristales Rotos.



Cristales Rotos.


Arrojar a la hoguera nuestras fotos,
Cuchillos Largos y Cristales Rotos
doblegando el alma sin resistencia,

invadirme de lágrimas los ojos,
avivar el fuego con los rastrojos
crecidos en el jardín de tu ausencia.


Quitarme el anillo que me diste
traspasar la frontera de lo triste,
desembocar en Puerto Amargura

renegar de derechos y deberes
odiar por despecho a las mujeres
engordar en kilos y en locura.


Interminables veladas de frío
tu hueco de la cama tan vacío,
el perro preguntando dónde estás,

la habitación tan desordenada
y a mis años no vale la coartada
de huir al País de Nunca Jamás.


Aitor Cuervo Taboada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.