En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


miércoles, 1 de septiembre de 2010

Morena de altas torres, tú morena...

Morena de altas torres, tú morena
de gruesos labios y piernas eternas,
de negro azabache y larga melena,
de ojos pequeños, de miradas tiernas.


Morena de altas torres, tú morena
de grandes curvas y anchas caderas,
de dulce voz, de canto de sirena,
de néctar y de flor, de primaveras.


Morena de altas torres, tú morena
de luces que dan luz a la oscuridad,
de zambra, de alegría, de verbena,

de pinceles que pintan la libertad
y dibujan en orillas del Sena
la bohemia, el amor y la eternidad.

Morena de altas torres, tú morena…
mi próximo tren me deja en tu ciudad.

Aitor Cuervo Taboada.



Quiérote, morena de altas torres.

2 comentarios:

  1. "Morena de altas torres
    gran trago de mi vida..."

    Creo que era algo así. Te ha faltado una cita a Miguelito.

    Buen poema, un gusto pasar de nuevo por aquí. Salud.

    ResponderEliminar
  2. Salud compañero, gusto el mío de recibir su visita.

    Y ciertamente sí me faltó una cita al camarada comisario Miguel Hernández.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.