En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


lunes, 20 de septiembre de 2010

Debe ser...

Debe ser...

Debe ser que estamos tan enamorados
¿Sino cómo íbamos a aguantar
las malas caras, los gritos, los enfados,
esta barca cuando se hunde en el mar?


Debe ser que te quiero y que me quieres
y de querernos estamos tan borrachos
que tú te celas de todas las mujeres
y yo hago lo mismo con los muchachos.


Debe ser que Cupido abrió las puertas
de nuestro querer y las dejo abiertas,
que a veces entran vientos huracandos,

pero cada mañana a mi lado despiertas
leyendas de pasión que se hacen ciertas...
Debe ser que estamos tan enamorados.

Amor mío
¿Dónde estás?
Tengo frío
¿No vendrás?

Aitor Cuervo Taboada

Supongo que esa especie en extinción que son los enamorados entenderán estos versos.

Salud, poesía y vientos huracanados

2 comentarios:

  1. Yo no estoy enamorada... pero alguna vez lo estuve, y por eso entiendo tus versos :)

    Me encantó.

    ResponderEliminar
  2. Eres demasiado grande Cuervo...

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.