En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


jueves, 3 de mayo de 2012

En "si" sostenido


En "si" sostenido

Y llené de vicios el equipaje,
tan cargado hasta arriba de pecado...
Lo que fue un alucinógeno viaje

sin necesidad de estar colocado,
sólo embriagado por ese paisaje
que en tus ojos veía reflejado.

Y en aquel lugar me hice un salvaje,
mientras tú te asalvajabas a mi lado
y nos asaltábamos al abordaje

con el cuerpo al placer entregado,
haciendo del sexo un homenaje
y del amor un hecho consumado.


Y en nuestros labios el dulce brebaje
de pasión que habíamos bebido,
bocas que no admitían más lenguaje
que el verbo gemir en “si” sostenido.


Aitor Cuervo Taboada

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.