En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


sábado, 10 de abril de 2010

Cielito lindo


Cielito lindo.

Canta y no me llores cielito lindo
cántame por Madrid de rumba en pedo,
me gustas demasiado y no me rindo
aunque me asalten las dudas y el miedo.

Canta y no me llores lindo cielito
cántame por las calles del pecado,
me doy cuenta de que algo te necesito
…quizás te necesito demasiado.

Madrugadas y versos y licores
entre Don Quevedo y el Marqués de Sade
canta cielito lindo y no me llores
que si lloras la tristeza me invade.
Y me dije -chaval no te enamores-.
Mas creo es tarde señorita Andrade.

Escrita mentalmente en la cama sin poder dormir, maldiciendo contra el mundo y los espejos...

Era históricamente inevitable componer este poema...

Aitor Cuervo Taboada.


4 comentarios:

  1. Y la gente puede pensar en hebreo...

    Tus versos siempre consiguen dibujarme una sonrisa :D

    Un beso enorme desde Madrid...

    Espero verte pronto!


    Muaaaa

    ResponderEliminar
  2. Grande, eres muy grande =)

    Me encanta ;)

    ResponderEliminar
  3. Qué grande eres maestro y que ganitas hay de verte ya por Madrid.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu poesía, llega muy hondo, tus palabras derrochan fuerza, te sigo.

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.