En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


miércoles, 6 de enero de 2010

No me canso querida bipolar

Ahora en verso:

Otra vez a Madrid con nubes y lluvia,
no me canso de Madrid cuando llueve,
no me canso de los besos de la rubia,
no me canso , si a seguir ella se atreve.
( Hablando con mis adentros)


No me canso querida bipolar


No me canso del vaivén de tu noria
ni de la bipolaridad de tus mareas,
aunque a veces duela esta historia,
no me canso, te deseo, me deseas.


Quizá convertiste en perro manso
a este intrépido lobo tan aullador,
de esperar la espera no me canso,
cada noche el cansancio es menor.


No me canso de usted Verónica
y eso que intenté estar cansado,
si de nosotros se escribe crónica,
espero sea: “El amor ha triunfado”.


No me canso y no me voy a cansar
mi corazón al latir, late por vos,
no me canso mi querida bipolar,
¿Sabes? mejor que uno, seamos los dos.


Aitor Cuervo que no se cansa
( Enero 2010, escuchando a Sabina y recordando los Atascos de Madrid )


Salud y Poesía,

1 comentario:

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.