En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


domingo, 2 de febrero de 2014

Tú tan Sur, yo tan Norte

Tú tan Sur, yo tan Norte


Tan saeta de una virgen guerrillera,
tan subversiva y repleta de juventud,
tan apología de la eterna primavera,
tan nazarí y tan flamenca, tú tan Sur.

Tan maragato y tan lejos de mi tierra,
tan vasallo desertando de la Corte,
tan realista como Silvio, es la guerra
la única paz del futuro, yo tan Norte.

Tan campesina y tan jornalera,
conocedora del trabajo y el sudor,
tan forajida y tan bandolera,
tan prófuga del rosario y el sermón.

Tan riojano de sentir y de adopción,
tan exiliado de la prisa y tan salvaje,
tan ateo por la gracia de ningún Dios,
yo tan Norte, tú tan gitana, yo tan guaje.

Arrejuntemos ya mi Norte con tu Sur,
tú tan tú, yo tan yo, y tan nosotros sin embargo,
batallando juntos a sueldo de Moscú,
pasito a pasito, que el camino será largo.

Y perdernos al Sur de nuestros ombligos
por los infinitos derroteros del placer,
y al Norte nuestras ideas y nuestros latidos
que laten por el nuevo hombre y la nueva mujer.



Aitor Cuervo, Primero de Febrero de 2014, Beronia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.