En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


miércoles, 26 de febrero de 2014

Más allá de las fronteras





El apartheid de Ceuta y de Melilla,
muros de la vergüenza llenos de cuchillas,
los inmigrantes que no dejan de morir,

pues a parte de las mareas y de las olas
han de cuidarse también de las pistolas,
que disparan a dar, de la Guardia Civil.


Y los pobres inmigrantes desamparados
se juegan el pellejo y lo hacen engañados,
porque Occidente no es la tierra prometida,

la sociedad europea, también la española,
tan xenófoba y racista como ella sola,
sólo ofrece callejones sin salida.


Pero yo lo que tengo claro, hermanos,
que aún de tan lejos somos tan cercanos,
que donde hayamos nacido da igual,

no nos separa el acento ni el tono de la piel,
ni ningún Dios, ni Alá, tampoco Yavhé,
y que en cambio nos une la clase social.


Pues como trabajadores somos iguales,
no existen seres humanos "ilegales"
y el enemigo no viaja en las pateras;

los culpables van en yate y limusima
y son quienes nos condenan a la ruina
a los obreros, más allá de las fronteras.

Con especial dedicación a los 15 inmigrantes asesinados en Ceuta la semana pasada.


Aitor Cuervo,
Beronia, Febrero 2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.