En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


martes, 5 de noviembre de 2013

Maldito sea el esclavo satisfecho



Maldito sea quien hace de chivato,
el que le lame el culo al patrón, 
aquel que nunca rompió un plato
y en la huelga ejerce de esquirol.


Maldito aquel que se deja pisotear,
el esclavo sonriente y satisfecho,
el que por ser libre no quiere luchar
aunque le despojen de todo derecho.


Maldito el que sólo sabe obedecer,
quien se resigna y se deja someter
besando las cadenas del conformismo.

Aquel, que aunque la realidad le duela,
pasa y, absolutamente todo se la pela,
convirtiendo en rutina su pasotismo.

Aitor Cuervo


Otoño 2013, Beronia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.