En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


martes, 18 de junio de 2013

Mi corazón que sólo late por su latir y para el combate.

Mi corazón que sólo late por su latir y para el combate.



Le encanta pillarme en fuera de juego,
despertarme para escuchar mi voz,
le encanta quemarse al jugar con fuego
sabiendo que este lobo no es tan feroz.


Le encanta saber que la deseo
y que cada día la deseo más,
bien sabe Eurídice que este Orfeo
siempre la busca y mira para atrás.


Le encanta mi corazón que sólo late
por su latir y para el combate,
por muchos lustros de lucha a su lado.

Le encanta la idea de que pronto juntos
exploraremos el amor y sus asuntos
vengándonos del presente y el pasado.

Aitor Cuervo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.