En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


lunes, 25 de marzo de 2013

No puedo prometer...


 NO PUEDO PROMETER


Un par de textos, uno en prosa por el Funambulista Desequilibrado y unos versos míos.



Un hombre ha de ser plenamente consciente de sus limitaciones. Yo conozco las mías, que son muchas, así que ni siquiera voy a molestarme en hacerlo: no puedo prometerte nada.

No puedo prometerte una relación “convencional”, una de esas que salen en algunas películas o libros. No nos engañemos, ni tú ni yo somos precisamente un ejemplo de convencionalidad. No puedo prometerte que todo vaya a ser felicidad, que se acaben las lágrimas y que todos los días brille el sol. No puedo prometerte que cada día sea algo nuevo, algo excitante, una aventura. No puedo prometerte que esto que siento ahora, este “je ne sais quoi”, dure para siempre. No puedo prometerte el mejor sexo de tu vida, elevarte a los más altos pináculos del éxtasis, estremecerte en placenteros orgasmos. No puedo prometerte los besos más dulces ni las caricias más sensuales. No puedo prometerte días de vino y rosas, apasionantes viajes, lujos ni oropeles. No puedo prometerte estabilidad económica ni emocional. No puedo prometerte estar siempre a tu lado cuando me necesites. Ni siquiera puedo prometerte serte fiel.

Pero sí hay una cosa que puedo prometerte. Y es que lo voy a intentar, con todas mis fuerzas…


El Funambulista Desequilibrado.



No puedo prometer amor eterno,
porque quizá mañana no te quiera,
no puedo avalar que tras el invierno
veamos llegar juntos la primavera.


No puedo prometer estabilidad,
quizá no tenga ni pa´ las facturas,
muchas veces prefiero la soledad
antes que verme con ataduras.


No puedo prometer que seas feliz,
ni la calma después del temporal,
no puedo asegurar que no habrá desliz

en el terreno de lo interpersonal.
Cuando la pasión se asienta y echa raíz
se auto condena a su trágico final.


Aitor Cuervo


Os dejo un enlace de la página del Funambulista Desequilibrado, cuya lectura recomiendo:

http://www.facebook.com/ElFunambulistaDesequilibrado?fref=ts


No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.