En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


jueves, 12 de julio de 2012

A cuarenta grados.




Ahora que todo se desmorona,
que está en huelga hasta la poesía
y la Soledad es la única persona
que se atreve a hacerme compañía.


No conocen cicatrices ni sutura
las heridas que más duelen, el amor,
y a cuarenta grados de temperatura
me muero por un poco de tu calor.


Soleado verano de días grises,
maldita odisea, y como Ulises
no encuentro el camino de regreso.

Y heme aquí sin rumbo, a la deriva
convicto de una pasión fugitiva
que va mucho más allá de tu sexo.

Aitor Cuervo Taboada

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.