En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


miércoles, 2 de febrero de 2011

Sin soltar tu mano.

Sin soltar tu mano.


Iré de tu mano por sendas inciertas,
iré, iré sin temor ni miedo ni abismo,
iré e iré ya, ya voy, ya mismo,
deja abiertas de tu portal las puertas.


Beberemos agua de los desiertos
si los páramos nos quieren ignorar,
nuestras vidas son ríos e irán al mar
y al mar iremos soñando despiertos.


Báilame el agua, báilame la vida,
báilame, hazme el mundo más humano,
corramos juntos en dirección prohibida,

fundámonos en uno en ritual pagano,
perdámonos en callejones sin salida,
iré, iré, iré contigo sin soltar tu mano.


Aitor Cuervo Taboada.

Quién lo probó, lo sabe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.