En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


domingo, 2 de enero de 2011

Lo importante

Lo importante

Dos mil once ha empezado con jaleo,
con una melopea de las buenas,
con un chute de la lira de Orfeo
inyectado en cada una de mis venas.


Dos mil once ha empezado con ojeras,
con resaca épica y bicarbonato,
empezó haciendo eses por las aceras
y con un jodido ataque de flato.


Dos mil once empezó con muchas ganas,
con mordiscos a prohibidas manzanas,
con un despertar al son de tu abrigo,

este soneto que no encarga Violante
para acabar dice que lo importante
es que dos mil once empezó contigo.


Aitor Cuervo Taboada.

A ti.

"Huyendo del frío busqué en las rebajas de enero
y hallé una morena bajita que no estaba mal."

Joaquín Sabina.

2 comentarios:

  1. Buena forma de comenzar dosmilonce...

    Besicos

    ResponderEliminar
  2. Me gustó mucho, feliz año poeta.

    Yo empecé igual que tú, pero sin el "contigo" :(

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.