En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


martes, 18 de enero de 2011

Allá donde regresa el fugitivo...

...Pongamos que hablo de Madrid.

Todo empezó el viernes a eso de las nueve de la mañana cuando Ángela irrumpió en mi casa, se venía conmigo a Madrid, antes pasaríamos por Burgos donde nos recogerían un par de colegas de allá que también se apuntaban a la aventura por la capital. Seth y Rotten dos tíos pintorescos cuanto menos. El segundo había dormido esa noche en comisaría, bajo fianza pudo salir y venirse a Madrid. La noche anterior me había hecho un esguince, cosas que pasan, además me gastaba una bronquitis de la ostia (con la que sigo), iba jodido, pero muy contento, Madrid todo lo cura.

Cogimos el bus y llegamos a Burgos, allí estaban Rotten que nos contó sus vivencias de detenido, esposado y apeleado, adjunto su particular crónica de los hechos, pinchad en su nombre que está enlazado. Comimos y salimos rumbo a la capital de las dos Españas.

Llegamos a Madrid, habíamos dicho que sería una noche tranquila, acabamos en Fuenlabrada y menos tranquilidad hubo de todo, no dormí una mierda, además cada vez que empezaba a conciliar el sueño Ángela me despertaba, dormimos ella y yo en casa de mi compadre Antonio, en su cama, para que los que dicen que tres son multitud, decir yo que no se equivocan.

A mediodía Ángela se fue a casa de sus tíos, me quedé con Antonio, comimos, echamos un café y para Madrid, en el cercanías nos esperaba el músico Alfonso Teullet que actuaba con nosotros.

A eso de las seis y pico de la tarde estábamos en el CSOA Dragón donde recitábamos un poco más tarde, allí estaban Seth y Rotten que habían dormido en Leganés, en el coche del primero esa madrugada, cosas de Madrid.

La movida empezó un poco más tarde de lo esperado, problemas con el equipo, se solucionó empezamos a dar candela, había bastante gente, caras conocidas de otros recitales que había dado por Madrid. A destacar un par de hechos, conocer por fin a Víctor Vargas en persona, apreciado poeta y amigo con el que mantengo noches de batalla en rima consonante, Víctor incluso se subió a recitar unos versos suyos contra la puta ley de mierda antitabaco, el segundo que Susana una chica del público se acercara y me entregara un folio donde salía impreso mi poema "Niña bella, niña extraña" con la petición de que lo recitara, a la que por supuesto no me negué. También cabe recalcar que en medio del recital hicimos subir a Rotten al escenario y le regalamos un coche de juguete, una lechera de la madera para ser más exactos, para que recordara su estancia hacía dos noches en una de ellas.

El evento organizado por el Colectivo Alia formaba parte de un homenaje a Ferrer i Guardia, del que se había hecho un certamen literario. Estuvo bastante bien, a parte del recital que concedimos Bosko Iniesta, Antonio Díez y yo acompañados musicalmente por Alfonso Teullet, actuaron también un par de grupos de la capital Pochie&Maxi y Sobre Ruinas y se entregaron los premios del Certamen del que hace unas líneas hablaba.

Estuvimos en el Dragón hasta medianoche, a esa hora bajamos a Malasaña, donde permanecimos entre su bares y sus parques hasta que amaneció.

En esa noche que dio para mucho, hubo un muy emotivo momento, y ese fue cuando Bosko y yo acompañados de unos/as cuantos/as más nos dirigimos al número 23 de la calle del Espíritu Santo, lugar donde fue encontrado sin vida don Enrique Urquijo hace ya once años, guitarra en mano el Bosko y yo a voz de verso homenajeamos al maestro Enrique. Íbamos muy embriagados (como a Urquijo le gustaría), a pesar de eso no nos quedó mal la cosa.

Pasaron muchas cosas más, aunque estas prefiero guardarlas para mi memoria, con pretensión quizás de contárselas algún día a mis nietos. Sólo me queda decir que hoy amo más Madrid que hace unos días, que volveré pronto por allá y que otro ramillete de mis latidos se quedaron de nuevo por sus calles y latiendo en el corazón de sus gentes.

Aitor Cuervo Taboada.

Post scriptum:
No se venguen tantos/as olvidados/as.


Adjunto fotos del fin de semana y del recital, el vídeo con el homenaje a Urquijo y un soneto que escribí volviendo a Logroño, estando sin dormir y sin papel ni bolígrafo ni nada que se le asemejase.


Rotten, Seth y yo con los heavys de la Gran Vía.
Leyendo mis versos de pornoamor a Esperanza Aguirre, en efecto, me estaba tocando los cojones y salí con pantalón de pijama a recitar.


Recitando yo, Bosko a la guitarra y Alfonso a la flauta.


El CSOA Dragón, bien animado.


El vídeo con el homenaje a Urquijo en Malasaña.


A dieta de estramonio

Después de beberme mil barriles,
épica melopea fuenlabreña,
me vi recitando en los Madriles
en el CSO Dragón entre buena peña.

Y pronto comencé a lanzar misiles
mi verso guerrillero que se empeña
en pintar tricolores los abriles
y rojo el amanecer con que sueña.

No se encontraban ni Dios ni el Demonio
pero estaban por allí Bosko y Antonio
y Alfonso cabalgando en su guitarra,

como brujas a dieta de estramonio
propusimos ceguerón y el insomnio
nos entretuvo otra noche de farra.

Aitor Cuervo Taboada, convaleciente, volviendo de Madrid.

Y esto es todo amigos/as, hasta la siguiente entrada.

3 comentarios:

  1. Eso creo yo también. Ha sido sin duda un fin (de semana, si no se estarían muriendo todos) de la HOSTIA, que no hay que confundir con el OSTIÓN que es un molusquito un poco carito al parecer y por lo tanto no apto para revolucionarios.

    ResponderEliminar
  2. Max Benavides o firmante anónimo como figuras aquí, Rotten es un humilde obrero no le va el ostión, las hostias parece ser que sí, pero ese, es otro tema.

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.