En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


domingo, 28 de noviembre de 2010

Si yo no estaba


Antes de darnos las buenas noches e irnos a dormir, quedamos en vernos en sueños en Venezia.


Si en sueños suyos cuando vos soñaba

a mi no me vio o no llegué a aparecer,

si yo llegué tarde o si no llegaba

y en Venezia no paraba de llover;


si vos se encontró sola o sola estaba ,

si vos contempló sin mi el amanecer,

sí en San Marcos cuando vos esperaba

quiso dejar el sueño y del sueño volver;


si me anduvo buscando en los canales,

si preguntó por mi en los hospitales,

si vos en mi ausencia se murió de sed,


he de decir que con vos yo he soñado

que sí en su sueño no estaba a su lado

es porque estaba soñando con usted.


Aitor Cuervo Taboada


"Que el soneto nos tome por sopresa, Ana"

3 comentarios:

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.