En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


miércoles, 9 de junio de 2010

¿Cómo decirte niña?

¿Cómo decirte niña?

Cómo decirte niña que me muero
por ser dueño de los besos de tu boca,
cómo decirte niña que solo quiero
morirme de dolor si otro te toca.

He de decirte niña , siendo sincero,
que tu presencia pánico me provoca,
intento mantenerme firme y entero
aunque mi serenidad se vuelva loca.

Cómo decir niña que solo deseo
detener mi tiempo junto al tiempo tuyo,
cantar en tu ventana cual Romeo
sin temor ya a quedar como un capullo.

Cómo decirte niña que aunque ateo
en el altar de tu alma me inmiscuyo,
ya que firmemente en nosotros creo,
venceré por ello a mi ego y a mi orgullo.

Decir niña que tu distancia me mata,
que en tu estar lejos me invado de penas,
la libertad es elegir quien te ata,
así que átame, átame con tus cadenas.

Me amarraré al mástil de tu fragata
al seducirme el cantar de tus sirenas,
que me devoren tus ojitos de gata
y ríos de amor fluyan por tus venas.

Como decir niña que mi mayor meta
es contar primaveras a tu lado,
que tus labios me otorguen la receta
del amor, al estar de ti enamorado.

Me pondré los galones de poeta,
cantaré a lo prohibido y al pecado,
pagaré los servicios de una alcahueta
y a Cupido cuando te haya disparado.

Niña quiero decirte tantas cosas,
las más bellas que jamás dije a una mujer
al compás de palabras silenciosas
dichas en tu oído cada amanecer.

Perdernos juntos por las misteriosas
avenidas de la ciudad del Placer,
ser tu pañuelo cada vez que tosas,
protegerte y que me llegues a querer.

Niña que te quiero y que te quiero mucho,
antes de conocerte ya te quería,
en justa batalla contra el mundo lucho
y jamás esta lucha abandonaría,
hasta disparar el último cartucho
lucharé por ser tuyo y que seas mía.

Aitor Cuervo Taboada

He llegado a casa a las diez de la mañana, algo perjudicado o más bien bastante, un par de horas antes empezaron a rondar estos versos por mi cabeza, antes de ir a brazos de Morfeo sentí la necesidad de necesitar acabarlos.

Este poema, que desde ahora mismo es más vuestro que mío, sé que
a muchos os desgarrará al sentiros identificados con él y por tanto recordaros a esa niña a la que tantas cosas queréis decir, por eso si mi humilde poesía os sirve, no dudéis en usarla, si estos versos expresan vuestro sentir, no dudéis en usarlos, sí estas palabras expresan las palabras que queréis decir , no dudéis en usarlas. Por eso, el que quiera que coja esto y no dude en usarlo, que esa niña vea vuestro sentir, que esa niña vea vuestro querer, que esa niña vea que es la mayor razón de vuestra existencia, por todo esto, no lo dudéis, esto es ya más vuestro que mío, espero con ello que esa niña se pierda con vosotros por las avenidas del placer, que se niña os ate con sus cadenas, que esa niña se dejé convidar al compás de palabras silenciosas dichas a su oído cada amanecer…

Aitor Cuervo Taboada

Salud.

4 comentarios:

  1. Increible :) me has tocado la fibra...

    ResponderEliminar
  2. Sinceramente es lo mejor que he leido en mucho tiempo, ojalá sigas llegando perjudicado a casa y regalandonos estas joyas maestro. Me guardo el poema. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos versos maestro

    ResponderEliminar

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.