En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


domingo, 12 de julio de 2009

La niña de tus ojos librera

La niña de tus ojos librera
 
Y encontré el polvo de Quevedo
en la niña de tus ojos librera,
el día que perdimos miedo al miedo
murió el otoño de primavera.
 
Y los días pasaron como hojas
de los libros que pasan por tus manos,
bésame, y si se te antoja
te llevo al país de los Enanos .
 
A tu verita sueño despierto
con islas de piratas tropicales,
con los bandoleros del desierto
y con locos forajidos medievales.
 
En tu ausencia, miro al espejo
y tras él, la sombra de un cobarde
que frunce con sarna el entrecejo
que siempre llega mal y tarde .

No hay comentarios:

Publicar un comentario

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.