En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


miércoles, 25 de diciembre de 2013

Mientras Nietzsche asesinaba a Dios

Mientras Nietzsche asesinaba a Dios


Ahí estabas tú, paseando por el Orzán,
anclando cada uno de tus sentidos
a esa ciudad con olor a lluvia y mar
que siempre cobija a los fugitivos.

Porque supiste elegir bien tu lugar, 
al caminar supiste hacer camino, 
viendo paso a paso que la libertad
no era un sueño de soñar clandestino.


Al compás de las olas, la arena muda
te susurraba el cantar de Neruda
y un lamento por Sacco y Vanzetti.

Miro el reloj, son las cuatro, no estás aquí
y todo lo daría por tenerte junto a mí
te gritaba un verso de Benedetti.


Pero Bukowski te sacaba una sonrisa,
Lorca te distanciaba de la prisa
y Baudelaire te emborrachaba de virtud.

Mientras Nietzsche asesinaba a Dios,
Marx nos convocaba a la insurrección
y yo en la oscuridad encontraba tu luz.


Aitor Cuervo, 25 de Diciembre de 2013, Beronia.

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.