En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


lunes, 12 de noviembre de 2012

Tu caos en mi pecho


                                           


A tu lado fui creciendo en el amor,
contigo me convertí en mejor persona,
junto a ti aprendí que no hay peor traidor
que quien a su propio corazón traiciona.

En ti encontré la única vacuna
que sanaba mis ganas de matar,
cuarto de siglo y mi mayor fortuna
fue compartir contigo el verbo amar.


Me enseñaste que aparte del infierno
en el mundo también cabe el paraíso,
despertaste en mí el lado más tierno
queriéndome como nadie me quiso.


Te debo el ansia por vivir, la alegría,
la paz con mi mismo ,el sentirme humano,
el comprender que luchando la utopía
siempre está al alcance de la mano.


Ahora que aunque estás, estás lejos,
y yo hacia atrás como los cangrejos
en otros ojos y labios me engaño.

Hay amores eternos, es un hecho,
para los restos tu caos en mi pecho,
en tantas noches, como esta, te extraño.


Aitor Cuervo

domingo, 4 de noviembre de 2012

Desolado paisaje




Desolado paisaje, prisas, rutinas, 
sueños rotos, vidas prefabricadas,
cóctel de vodka con anfetaminas
para hacer soportables las jornadas.

Desequilibrio, enagenación colectiva,
tragos de dolor y de amargura,
las calles son barcos a la deriva, 
a los cuerdos les acusan de locura.

Hacinamiento y contaminación, 
ya no precariedad, sino miseria, 
obligado se ve este corazón
a olvidar el latir de periferia.

Los habitantes de aquella ciudad
desconocen la palabra alegría,
hay tanta gente como soledad,
condenados a existencias vacías.

Lugar donde respirar se convierte
en constante apología a la tristeza
lugar donde la vida es la muerte
camuflada entre tintes de belleza.


Aitor Cuero

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.