En boca de un poeta:

Canto de amor a Stalingrado

Honor a ti por lo que el aire trae,
lo que se ha de cantar y lo cantado,
honor para tus madres y tus hijos
y tus nietos, Stalingrado.
Honor al combatiente de la bruma,
honor al Comisario y al soldado,
honor al cielo detrás de tu luna,
honor al sol de Stalingrado.


sábado, 20 de octubre de 2012

Jamás podrán cortarles las alas.

Jamás podrán cortarles las alas.


Franco murió, pero no la dictadura,
no se puede alzar la voz ni hacer ruido,
al fascismo no le interesa la cultura
y cada poco un poeta es detenido.


Sí que hay libertad de expresión, 
pero la tiene la derecha en exclusiva,
para la izquierda la Santa Inquisición 
reprime a quien ataca a los de arriba.


Quieren controlar hasta lo emocional,
poseernos hasta cotas inabarcables,
hasta te llevan a la Audiencia Nacional
si te alegras por la muerte de culpables.


Y estos es España, donde los artistas,
los poetas y músicos revolucionarios 
son tratados como si fueran terroristas
por el simple hecho de ser solidarios.


Pero lejos de callarlos les dan voz
y estos usan las palabras como balas 
que impactan contra este sistema atroz
que jamás podrá cortarles las alas.


Aitor Cuervo


A los poetas represariados, a mis hermanos.

jueves, 18 de octubre de 2012

NO SON SUCIDIOS, SON ASESINATOS.





NO SON SUCIDIOS, SON ASESINATOS.

Nueve personas se suicidan al día en el Estado Español, siendo ya el suicido la mayor causa entre las muertes no naturales.

La gran mayoría de los suicidios se produce por motivos económicos, problemas económicos que traen consigo implícitamente los problemas familiares y los de exclusión social. Hay personas que al perder todo o casi todo, ven en el suicidio 
la única forma digna de salida, no pueden aguantar más la presión y deciden poner punto y final a su existencia.

Pero ahora bien, me niego a llamar suicidios a estas muertes, ya que los considero asesinatos, vamos a ver, bien es cierto que el individuo es quién elige morir, pero como digo, la mayoría de estas muertes vienen incentivadas por motivos económicos, y entonces, aunque sea el indiviudo quien decide quitarse la vida, tenemos que ver detrás, y detrás está el estado, el estado es directamente responsable , ha empujado a la muerte a estas personas.

El estado es el homicida cuando no ha podido garantizar unos mínimos para que las personas puedan llevar una vida con dignidad, esos mínimos son, casa, trabajo, alimentación… y está claro que el estado no nos asegura unos mínimos para vivir dignamente. Por eso, hay personas que desposéidas de todo ven en la muerte la única salida digna, y aunque ellos sean quienes así lo decidan, el estado y el sistema son los que están detrás empujando, son los inductores.

Este tema nos da para un análisis mucho más amplio, pero creo que ha quedado claro lo expuesto.

Adjunto una acertada frase del camarada Nikone:

-El suicidio es una "ejecución" extrajudicial aceptada socialmente en el sistema capitalista.-


Aitor Cuervo

martes, 16 de octubre de 2012

Las diez y veinte.



Jamás vi nada más emotivo 
que la minería tomando Madrid,
y en ese ambiente fiero y combativo
gritaba alzando el puño junto a ti.

De la mano para no perdernos
entre la enaltecida multitud,
así nos fuimos haciendo eternos
en una oscuridad repleta de luz.

Se nos fue ablandando el corazón
ante Madrid tomado por las masas,
era tarde, y tras el recimiento en Sol
fijamos el rumbo hacia tu casa.

Dormíamos en cuartos distintos
y yo soñaba contigo despierto, 
intentar sobornar a los instintos
es como buscar agua en el desierto.

Todó empezó cuando despertamos, 
cuando las calles empezaban a arder,
tumbados en tu sofá, nos abrazamos
y nos fuimos entregando al placer.

Aunque fuera las calles ya ardían,
a las diez y veinte paramos el reloj,
éramos como dos niños que no querían
que les separara el despertador.

Pasó sin darnos cuenta, nos perdimos
tras la frontera al Este del Edén, 
te desgastaba la espalda a mimos
y sonó Sabina, entonces te besé.

Aunque el mundo estaba detenido
los minutos corrían muy aprisa,
poco quedaba de andar entretenido
explorando detrás de tu camisa.


La verdad es que me quedé con ganas
de hacerte salvajemente el amor, 
durante días, horas o semanas
o durante un infinito mejor.

Penando ante la inevitable despedida, 
el no saber cuándo volver a vernos, 
el haber abandonado la partida
justo cuando andábamos más tiernos.

Llegó la hora de la maldita estación,
de separarnos por culpa de los trenes,
de besos y de más besos, de pasión, 
museos del amor fueron los andenes. 

Vi como te perdías entre la gente
y resignado me subí al vagón, 
pues nos quedó algo pendiente 
al Este del Edén, en tu colchón. 

Y aunque Madrid entera ardía 
yo en absoluto me arrepiento
de la tregua, de haber hecho poesía 
apurándonos hasta último momento.

Aitor Cuervo

jueves, 11 de octubre de 2012

12 de Octubre en Donosti

Mañana Pablo y yo estaremos en Donosti presentando nuestro nuevo trabajo solidario.

Marc estará más presente que nunca, aunque el estado lo tenga secuestrado.


Con la bandera de la solidaridad

A Marc, a mi hermano.



Somos hijos de la rabia y el trueno,
del viento que agita la cebada,
somos guardianes entre el centeno,
la poesía convertida en lucha armada.

Somos poetas y somos soldados,
somos el rebaño huyendo del redil,
somos peligrosos, vamos armados
con una pluma que ejerce de fusil.

Somos románticos y soñadores,
somos el mar bravo y el volcán,
somos guerrilleros y trovadores,
la revancha de los que ansían pan.

Somos obreros antes que artistas,
de la poesía y el verso jornaleros,
pues al fin y al cabo somos socialistas
con los bolsillos llenos de agujeros.

Somos el eco para el oprimido,
versificadores por la libertad
y cantamos en contra del olvido
con la bandera de la solidaridad.



Aitor Cuervo Taboada
 

No estás solo, hermano.

En línea

Desde Agosto del 2009

Desde Marzo de 2011.